Es Pratet versus sa Joveria: es pot fer un disbarat (Institut d’Estudis Eivissencs)

A partir de los años 70 del siglo pasado se ha ido produciendo a la ciudad de Ibiza una intensa y rápida urbanización de los espacios rurales de l´en torno municipal. Los sucesivos ayuntamientos de Vila, con criterio acertado, han urbanizado estos espacios, conservando siempre los topónimos básicos de los lugares. Así, Ses Figueretes, Es Pratet, Es Viver, Caso Sierres, Can Misses, Sa Blanca Dona, Can Escandell, etc., reciben la denominación que los corresponde d´acuerdo con la realidad geográfica y toponímica. Este crecimiento urbanístico y demográfico ha ido motivando la necesidad de creación y construcción de centros educativos. Y l´Ayuntamiento, des de aquellos años, con consenso social y cultural implícito, ha denominado escuelas e institutos con rigor histórico y toponimia  Vea se Sa Bodega, Sa Blanca Dona, Can Cantó, Sa Real, Sa Colomina, Can Misas, etc. En un municipio de reducida extensión como el nuestro, la previsión y dedicación de suelos urbanos a servicios básicos, como las escuelas, no siempre ha sido fácil, y, a veces, necesariamente cambiante.

Este es el caso de la escuela que se tenía que construir en la zona de Es Pratet, y que, después de una provisional (en forma de barracones, y el nombre Es Pratet)  ubicada en la antigua finca des Pou Sant, se construirá de manera definitiva a la finca de Sa Joveria. Ahora, en el momento de creación oficial del nuevo centro, el Claustro de Profesores y el Consejo Escolar de l´escuela provisional se han planteado la denominación oficial de la escuela, a Sa Joveria. Y parece que han decidido el nombre de Centre d´Educación Infantil y Primaria Es Pratet. La motivación del nombre dicen que es por razones (muy plausibles, por otro lado) d´arraigo sentimental en l´espacio y el tiempo escolar, a pesar de que nunca ha sido situada en Es Pratet. Queremos hacer notar dos cosas: primera, que el actual Claustro de Profesores ejerce una excelente tarea docente, y segundo, que personas de l´Instituto d´Estudios Ibicencos han explicado a la dirección del centro la relevancia histórica, geográfica y patrimonial de la finca donde se ubicará la escuela, así como la incongruencia y el disparate –a parecer nuestro– que puede significar trasladar de alguna manera el nombre d´un barrio tan específico a otro barrio absolutamente diferente, así como confundir un topónimo ibicenco costero con otro absolutamente rural. Parece que nuestros razonamientos y reflexiones no han sido aceptados por el Consejo Escolar del centro y es por eso que hemos solicitado la intervención de las concejalías municipales correspondientes, Cultura y Educación, a fin y efecto que intenten restablecer el consenso implícito y la tradición, así como pedir la cordura necesaria para no distorsionar la geografía, la historia y la toponimia local. Ante la obstinación, no nos resta más que recomendar la lectura y consulta de la bibliografía existente, lo cual puede servir para aclarar conceptos dudosos y dar luz a las substantivadas  y valores de la finca, casa, pozo, huerto y camino de Sa Joveria. La lectura atenta de las obras recomendadas tendría que convencer todas las personas implicadas, aun los/las que siguen emperradas en el error.

Publicado en Diario de Ibiza

Publicado en noudiari.es